El fabricante de autos ‘Volvo Cars’ paralizará las operaciones de la planta ubicada en la ciudad de Gante (Bélgica) la próxima semana, a raíz de la escasez mundial de semiconductores.

La falta de chips ha afectado a los fabricantes de automóviles en todo el mundo y se debe a una variedad de factores a medida que las compañías compiten con la industria de la electrónica de consumo por estas piezas.

“Hemos tomado la decisión de detener la producción en Gante durante la semana 25 como consecuencia de la escasez de chips”, indicó Volvo Cars en un comunicado enviado a Reuters.

Sin embargo la empresa sueca reanudará sus actividades el 28 de junio, y especificó que este jueves todas sus plantas estaban operativas.