Ford y Nissan informaron que  recortarían la producción de vehículos este mes debido a la escasez de semiconductores, convirtiéndose en los últimos fabricantes de automóviles afectados por una crisis de chips a medida que la demanda se recupera de la crisis del coronavirus.