El pasado fin de semana tuvo lugar en San Diego (California, Estados Unidos) la TwitchCon 2022, un evento organizado por la gigantesca plataforma de streaming para conectar a sus creadores de contenido, fans y otros profesionales de la industria audiovisual. Una feria con más de 30.000 asistentes que no se celebraba desde 2019 debido al coronavirus y que, visto lo sucedido, que a nadie le extrañe si no vuelve a celebrarse. Llena de problemas e incidentes, las redes claman ante la presente edición y piden explicaciones, medidas y cambios ante el eterno silencio del gigante del streaming.

Se rompe la espalda en directo

Algunos de los momentos más sonados del evento tuvieron lugar durante las batallas entre creadores de contenido, quienes jugaban a derribarse sobre piscinas de gomaespuma con unos cilindros de espuma. Hasta ahí todo suena infantil, divertido e inofensivo, pero nada más lejos de la realidad. El suelo de dichas piscinas no estaba bien acolchado y los accidentes proliferaban entre quienes caían al pozo. Hubo múltiples heridos y lesionados, como es el caso de la streamer LochVaness, quien se dislocó la rodilla y torció el tobillo, o el de su compañera Adriana Chechik, quien se rompió la espalda en dos partes y ha tenido que ser operada de urgencia.

Ahora los participantes se vuelven contra Twitch, pero la compañía se había guardado las espaldas y les había hecho firmar a todos un acuerdo en que la eximen de cualquier responsabilidad. Ninguno de los implicados podrá denunciar a la plataforma ni obtener ayuda del seguro de cara a pagar facturas médicas. Twitch tampoco ha emitido ni una sola disculpa o explicación al respecto.

Abusos en la TwitchCon

Pero no sólo ha habido lesiones físicas, sino también emocionales. Muchas fuentes han hecho eco de la nula consideración del evento por las personas con movilidad reducida y hay quienes aseguran que los miembros del staff se dedicaban a dar vueltas a las personas en sillas de ruedas por las mismas estancias una y otra vez, para no llevarles a zonas que no estaban habilitadas para ellas.

Al mismo tiempo, durante el photocall, las entrevistas y los comentarios del directo, los casos de misgendering (equivocarse de género al referirse a alguien o no cambiar sus pronombres ni tras ser aclarados) fue constante por los miembros de la organización. Pero peor aún, los usuarios que se quejaban de la situación y la hacían notar en los diferentes chats de la plataforma eran baneados de la misma y silenciados.

Sin embargo, lo peor ha salido a la luz gracias a creadoras como LewdWife, quien aseguró en un TwitLonger que varias personas del evento fueron acosadas por terceros y que hasta sospechan que les echaron droga en la comida y la bebida. Graves acusaciones respaldadas por varias compañeras de profesión y que, al no intervenir Twitch, ha llevado a una caza de brujas por parte de la comunidad. Muchos usuarios señalan como inadmisible que hubiera youtubers como CallMeCarson presentes y acreditados aún con varios casos pendientes por abusos y escándalos relacionados con menores.

Bromas racistas y amagos de pelea

La TwitchCon 2022 estuvo llena de momentos tensos en los que alguien se aproximaba al streamer de turno con un comentario desafortunado o fuera de lugar. Y claro, el mejor amigo de muchas de las personas allí presentes no es un perro o un gato, sino una cámara, así que la mayoría están grabados. Es el caso del incidente con Hasanabi, con más de 2 millones de seguidores en la plataforma. Reconocido por su compromiso político, al streamer le asaltaron citándole a Sam Hyde, un cómico acostumbrado a bromear sobre judíos y otras minorías y que acumula varias acusaciones de antisemitismo por ello. ¿El resultado? Un amago de pelea bastante desagradable.

Desde luego, no será una TwitchCon que pase a la historia y veremos si no supone la puntilla para el evento, que ya de por sí cuenta con menos relevancia de la que cabría esperar para tratarse del evento estrella de la plataforma líder del mundo del streaming.

Fuente: MeriStation