Las universidades más elitescas de los Estados Unidos y los hijos de algunas reconocidas luminarias estadounidenses, son los protagonistas del nuevo escándalo que sacude a Hollywood actualmente: Los sobornos por educación.

Prestigiosas casas de estudio como Georgetown, Yale y Standford habrían aceptado sobornos para incluir en sus campus, a hijos de celebridades como Felicity Huffman y Lori Loughlin. Así lo informaron a la prensa voceros del FBI en el marco de la operación de inteligencia “Varsity Blues” que busca desmantelar el fraude.

El operativo ha desencadenado en al menos 50 arrestos, que no sólo incluyen celebridades, sino también a altos ejecutivos de importantes empresas, por estar vinculados con el fraude educativo.

La Universidad de Texas, la del Sur de California, la de Wake Forest y la de California en Los Ángeles, son otras de las instituciones salpicadas por el esquema.No obstante, las autoridades descartaron que las escuelas tuvieran alguna participación.

Las estrategias fraudulentas podían consistir en sabotear los exámenes de ingreso hasta incluso sobornar a entrenadores deportivos para calificar como atletas a jóvenes sin aptitudes adecuadas.

En una conferencia de prensa este martes, el FBI alegó que el esquema de fraude abarcó todo el país y se extendió desde 2011 hasta febrero pasado.

Según los fiscales, durante ese periodo, los acusados “invirtieron” más de US$25 millones para lograr que sus hijos ingresaran a estos centros de estudio de renombre.

“Este caso muestra la creciente corrupción en las admisiones a universidades de élite a través de riquezas combinada con fraude”, aseguró el fiscal general de Boston Andrew Lelling.

Las autoridades informaron que el caso no está cerrado y que nuevos implicados podrían aparecen en un futuro cercano.