El fabricante sueco de equipos de telecomunicaciones Ericsson, el grupo aeroespacial francés Thales  y el fabricante de chips estadounidense Qualcomm  planean trabajar juntos para desarrollar una red 5G impulsada por satélite para mejorar la conectividad terrestre.

Un dispositivo móvil 5G que pueda conectarse con satélites haría posible la comunicación desde rincones remotos del planeta y representaría un desafío para los costosos teléfonos satelitales y los servicios rivales de Internet de banda ancha proporcionados por Starlink de Elon Musk.

Las compañías primero harán simulaciones en tierra antes de realizar pruebas en el espacio, dijo en una entrevista Hakan Djuphammar, jefe de Proyectos Especiales en el brazo tecnológico de Ericsson.

«Se están discutiendo las pruebas en la Estación Espacial Internacional y con algunos satélites», dijo.

Una red basada en el espacio también podría utilizarse para respaldar las redes terrestres en caso de grandes interrupciones o desastres, y ofrecer conexiones en lugares no cubiertos por los proveedores de servicios tradicionales.

Las pruebas continuarían hasta bien entrado 2023, ya que es necesario ver si la tecnología puede hacer esto y si es factible construir una red de satélites que puedan conectarse con teléfonos, dijo Djuphammar. No especificó cuándo comenzarían las pruebas.

«Los satélites se mueven muy rápido, por lo que el enlace cambia muy rápido. Entonces vamos a hacer todas esas pruebas para validar que la tecnología esté madura y lista para realizar estas cosas».

Con Reuters