Epic Games aseguró que la demanda impuesta a Apple fue para defender a los desarrolladores estafados por las comisiones de la App Store, y no para hacer crecer las ventas de su juego Fortnite, dijo el CEO de la compañía Tim Sweeney.

Apple cree que Epic Games inició una campaña el año pasado para hacer ver que el fabricante del iPhone es un “mal tipo” con la finalidad de “reavivar el decaído interés por Fortnite.”

A pesar de que Epic Games demandó a Apple en 2020, Sweeney indicó que tardó en darse cuenta del “impacto negativo” de las políticas de la tienda de aplicaciones de Apple. “Llegó un momento en el que Apple obtenía más beneficios de la aplicación de un desarrollador en la App Store que el propio desarrollador”, manifestó.

La batalla entre ambas compañías estalló en agosto luego que el fabricante de videojuegos anunciara a sus clientes que comenzaría a ofrecer un plan de compra directa con descuento para artículos en Fortnite. Por esta razón Apple eliminó el juego de su tienda alegando que Epic violó sus normas.