Un estudio reciente develó que una pequeña fracción de los usuarios de Twitter difunden una gran cantidad de noticias falsas, entre esos usuarios destacan conservadores políticos y personas mayores.

Personal de la revista Science, examinó al menos más de 16,000 cuentas de Estados Unidos en Twitter y encontraron que 16 de ellas, menos de una décima parte del 1 por ciento, tuitearon casi el 80 por ciento de la información errónea que se hace pasar por noticias.

Parte de las cuentas que analizaron al comenzar con un grupo aleatorio de registros, parecían no estar controladas por personas reales.

Sin embargo, encontraron que personas reales compartían falsificaciones, pero las que lo hacían tenían más probabilidades de ser mayores de 65 años.

Para esta investigación se emplearon varias fuentes diferentes de dominios para obtener información falsa enmascarada como noticias, no historias individuales sino sitios en general, de listas compiladas por otros académicos y BuzzFeed.

Agentes externos a este estudio, concluyeron en que este nos muestra que muchos de nosotros no somos malos haciendo circular información, sin embargo, co-existimos con ese porcentaje de personas determinadas en manipular la esfera pública.