En Argentina meten preso a Hacker que robó más 400 mil dólares en criptomonedas

Gracias al reconocido investigador Jorge Julián,miembro de la Asociación Gremial de Computación de la República Argentina, el ciberdelicuente deberá pagar una condena de 2 años de prisión

Marcelo Lozano

Jorge Julian, una de las autoridades más relevantes de la Asociación Gremial de Computación de la República Argentina, fue protagonista central de un fallo histórico que sienta precedentes en la Justica Argentina, en calidad de perito informático de parte por la acusación.

Gracias a la destacada labor de Jorge Julian, la justicia del Chaco pudo emitir una condena precursora a nivel nacional de 2 años de prisión efectiva a un hacker que, a fines de 2017, robó 500 unidades de la criptomoneda “Ethereum” valuadas, en ese momento, en 434.352,63 dólares.

La sentencia 126/5 de la sala unipersonal Nº 3 de la Cámara Tercera en lo Criminal de Resistencia, fue dictaminada por la jueza María Susana Gutiérrez.

La magistrada recibió la elevación a juicio por parte del fiscal de investigación Nº 13, Lucio Otero, quien formalizó tras un intenso trabajo junto a la División Delitos Tecnológicos de la Policía del Chaco, la acusación que desencadenó el juicio.

Ataque cibercriminal

El ataque fue realizado entre 14 y 16 de diciembre de 2017, el cibercriminal identificado como Héctor Matias Predilailo, de 36 años, vulneró de forma maliciosa las cuentas de diferentes usuarios de “Mercury Cash” en Exchange de criptomonedas, mediante técnicas cibercriminales, lo cual le permitió sustraer quinientas unidades de Ethereum.

Tras la realización de un juicio abreviado en el que el imputado reconoció su culpabilidad y consensuó la pena junto durante la audiencia celebrada en la Cámara entre los abogados defensores Marco Molero y Gastón Chapo, el fiscal Otero y el querellante particular Diego Gutiérrez.

Así la condena final fue por defraudación informática en concurso real con violación de secretos y de la privacidad (acceso ilegitimo a un sistema informático) en concurso real con lesiones leves calificadas por el vínculo y por haber sido cometidas en un contexto de violencia de género (artículos 173 inciso 16, 55, 153 bis segundo supuesto, 55, 89 en función con el 92 y 80 inciso 1 y 11 todo en función del artículo 45 del Código Penal).

Fundamentos de Su Señoría

La camarista Gutiérrez concordó con el cuadro fáctico definido en el requerimiento de elevación a juicio y admitió el convenio entre las partes, en virtud de los elementos probatorios reunidos en el proceso.

En sus fundamentos manifestó que el procedimiento implementado por el imputado consistió en que tras advertir la posibilidad de evadir la seguridad del sitio Mercury Cash en el procedimiento de transferencias, previo enmascaramiento de su IP (protocolo de internet), mediante el uso de una VPN (red privada virtual) y al solo efecto de no ser correctamente detectado, decidió y logró (posiblemente a través de un navegador web) introducir un código que le permitió obtener conocimiento del estado de cuentas de los usuarios de dicho sitio para, posteriormente, transferir diversos montos de bienes ajenos para su beneficio personal.

Tal proceso es “desconocido y por lo tanto no autorizado por la empresa ni por sus legítimos usuarios/propietarios de los bienes transferidos; obrando de mala fe y con conciencia de ilicitud y utilizando diversas direcciones de IP ubicadas geográficamente en otros países”.

Además, mediante manipulación informática (posible acceso por medio de un navegador web al código de la página en cuestión), y sin la debida autorización, provocó la transferencia de un activo con contenido apreciable económicamente (la moneda virtual) en perjuicio del patrimonio de las víctimas y en su beneficio.