Tesla informó el domingo entregas trimestrales récord que superaron con creces las estimaciones de Wall Street, superando la escasez mundial de chips a medida que aumentó la producción de China.

Fue el sexto trimestre consecutivo en que el fabricante de automóviles más valioso del mundo registró entregas récord.

Tesla, liderada por el CEO multimillonario Elon Musk, entregó 308,600 vehículos en el cuarto trimestre, mucho más que las previsiones de los analistas de 263,026 vehículos.

Las entregas de Tesla de octubre a diciembre aumentaron aproximadamente un 70% con respecto al año anterior y casi un 30% más que las entregas récord del trimestre anterior.

“¡Gran trabajo del equipo de Tesla en todo el mundo!” Musk escribió en Twitter.

Su compañía de automóviles eléctricos aumentó la producción en China a pesar de que la competencia aumentó al igual que la presión regulatoria a raíz de las quejas de los consumidores sobre la seguridad del producto.

Tesla envía modelos fabricados en China a Europa y algunos países asiáticos.

Anualmente, el fabricante de automóviles aumentó sus entregas en un 87% con respecto al año anterior a 936,172 vehículos en 2021.

Musk dijo en octubre del año pasado que Tesla podrá mantener una tasa de crecimiento anual de más del 50% durante “bastante tiempo”.

NUEVAS FABRICAS

“Han vencido todos los pronósticos”, dijo el domingo Gene Munster, socio gerente de la firma de capital de riesgo Loup Ventures.

“La primera es que la demanda de sus productos está por las nubes. Y la segunda es que están haciendo un gran trabajo para satisfacer esa demanda”, dijo.

Munster dijo que esperaba que las entregas de Tesla crecieran a 1,3 millones de vehículos este año a pesar de los vientos en contra en la producción en sus nuevas fábricas y los problemas de la cadena de suministro.

El director financiero de Tesla, Zachary Kirkhorn, dijo en octubre que era difícil predecir qué tan rápido la compañía podrá impulsar la producción en las nuevas fábricas de Texas y Berlín, que utilizarán nuevas tecnologías de vehículos y nuevos equipos.

Tesla dijo en octubre que tenía como objetivo construir sus primeros autos de producción en ambas instalaciones para fines de 2021, pero no se sabe si cumplió con ese objetivo. Inicialmente, se había programado que su fábrica de Berlín comenzaría a producir el verano pasado.

Deutsche Bank dijo en un informe el viernes que esperaba que Tesla hiciera casi 1,5 millones de entregas de vehículos este año, aunque la escasez de chips sigue siendo un riesgo para la producción.

ESCASEZ ‘SÚPER LOCA’

En 2020, los fabricantes de automóviles recortaron los pedidos de chips debido a que la pandemia y las medidas de bloqueo afectaron la demanda. Pero Tesla nunca redujo su pronóstico de producción con los proveedores para respaldar su plan de rápido crecimiento, que lo ayudó a capear la escasez de chips, dijo Musk.

Tesla, que diseña algunos chips internamente a diferencia de la mayoría de los fabricantes de automóviles, también reprogramó el software para usar chips menos escasos, según Musk.

Musk, quien dijo anteriormente, “2021 ha sido el año de una escasez súper loca de la cadena de suministro”, dijo en octubre que era optimista de que esos problemas pasarían en 2022.

Las fuertes ventas se produjeron incluso después de que Tesla subiera bruscamente los precios de los vehículos estadounidenses este año para compensar los mayores costos de la cadena de suministro.

Tesla alcanzó más de $1 billón en capitalización de mercado en octubre luego de que la compañía de alquiler de autos Hertz dijera que ordenó 100,000 de sus vehículos. Las acciones de la compañía perdieron algo de terreno después de que Musk escribiera en Twitter en noviembre que estaba considerando vender el 10% de su participación en Tesla

En general, las acciones de Tesla ganaron un 50% el año pasado.


Fuente: Reuters