La firma de transporte Uber dijo que recibió más de 3.000 informes de agresión sexual vinculados a sus 1.300 millones de viajes en Estados Unidos el año pasado, en un informe destinado a garantizar a los conductores y al público que se tomaba en serio la seguridad.

La cifra significa una caída del 16% en la tasa de incidentes de 2018 en las cinco categorías más graves de agresión sexual reportadas, informó la compañía el jueves en su primer informe bienal de seguridad de Estados Unidos.

Uber también señaló que los informes de robos a pasajeros pasaron por alto los riesgos para los conductores, ya que los pasajeros representaron al menos la mitad de los acusados.

El informe de 84 páginas llega casi dos semanas luego de que la empresa expresara que apelaría la pérdida de su licencia para transportar pasajeros en Londres por un “patrón de fallas” en materia de seguridad.

Uber, que en el pasado recibió críticas por la seguridad en su plataforma y se vio afectado en repetidas ocasiones por demandas por mala conducta del conductor, en 2018 se comprometió a publicar un informe de seguridad en señal de un cambio cultural bajo su nuevo consejero delegado.

La compañía, que opera en 70 países, indicó que el informe mostró su compromiso con la transparencia para mejorar la rendición de cuentas y la seguridad en toda la industria. Expresó que usaría lo que aprendió para producir el informe para sus “próximos pasos” en otros lugares.