El Departamento de Comercio de EEUU publicó una excepción al veto ordenado a las empresas estadounidenses de hacer negocios con la china Huawei para permitirles trabajar con esta compañía en el desarrollo de estándares internacionales de tecnología, como por ejemplo la red 5G.

 

En un comunicado, el Gobierno estadounidense explicó que la decisión se tomó para asegurar que las empresas del país sigan contribuyendo a las importantes actividades de desarrollo de estándares pese a la ubicua participación de Huawei en las organizaciones» encargadas para este fin.

 

Además de la red de internet súper rápida y de gran capacidad 5G, el Ejecutivo citó también los casos de los vehículos autónomos y la inteligencia artificial, para los que el desarrollo de estándares internacionales supone una garantía “de funcionalidad, interoperabilidad y seguridad”.