Elon Musk viajó a Brasil el viernes para discutir proyectos para proteger la selva amazónica con el presidente Jair Bolsonaro, dijeron los ministros, en un impulso para el líder de extrema derecha que enfrenta cada vez más críticas en el país y en el extranjero. por la creciente deforestación bajo su mandato.

La visita de Musk, el director ejecutivo de SpaceX y Tesla que está en conversaciones para comprar la red social Twitter, sigue a una reunión en noviembre con el ministro de Comunicaciones de Brasil, Fabio Faria. Hablaron entonces sobre el uso de la tecnología SpaceX para llevar internet a las escuelas rurales y combatir la deforestación ilegal.

Faria confirmó la visita de Musk «para discutir la conectividad y la protección de la Amazonía» en un tuit el viernes y el jefe de gabinete de Bolsonaro dijo que el propio presidente participaría en la reunión. El jueves, Bolsonaro habló de una próxima «reunión con una persona reconocida internacionalmente que viene a ayudar a nuestra Amazonía».

La deforestación de la Amazonía brasileña ha subido a un máximo de 15 años bajo Bolsonaro, quien presionó por más minería y agricultura en la región, generando críticas de líderes mundiales y científicos del clima.

Eso se ha sumado al creciente aislamiento de Bolsonaro, quien perdió un aliado clave cuando el expresidente estadounidense Donald Trump fracasó en su intento de reelección de 2020.

Musk asistirá a un evento en un hotel de lujo en el campo cerca de Sao Paulo, en compañía de líderes empresariales como el presidente ejecutivo de Telecom Italia, Pietro Labriola, y el presidente de Banco BTG Pactual, Andre Esteves, según diario O Globo, que fue el primero en informar sobre la visita.

Los sitios web de seguimiento de vuelos mostraron que el jet Gulfstream de Musk partió de Texas y aterrizó en el Aeropuerto Ejecutivo de Catarina al oeste de Sao Paulo el viernes por la mañana.

Musk se reunirá con Bolsonaro, un agitador conservador que defiende la dictadura militar de Brasil de 1964-1985, mientras el empresario describe su propia política desviándose hacia la derecha. El miércoles, Musk dijo que anteriormente votó por los demócratas, pero ahora votará por los republicanos.

Bolsonaro tardó en reconocer la victoria del presidente estadounidense Joe Biden y todavía no ha hablado con el demócrata desde que asumió el cargo, lo que enfrió las relaciones entre los dos países.

Para aumentar las tensiones, Bolsonaro visitó Moscú para una reunión amistosa con el presidente Vladimir Putin pocos días antes de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero, que el líder brasileño se negó a condenar.

Bolsonaro, quien critica a las principales firmas tecnológicas por sus esfuerzos para combatir la desinformación en las redes sociales, celebró la noticia de que Twitter aceptó la oferta inicial de Musk por la empresa. También ha intentado durante años atraer a Tesla a Brasil, donde la empresa carece de presencia minorista.

Con Reuters