La Comisión de Mercados y Valores de Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés) solicitó el pasado lunes una orden de condena a Elon Musk por desacato al acuerdo por fraude que pactó el año pasado.

La razón de la acusación fue un tuit publicado el pasado 19 de febrero por Musk donde viola el acuerdo para que las comunicaciones escritas sobre Tesla sean aprobadas previamente. En la publicación el CEO difunde información sobre los objetivos de producción de la marca para este año, datos sensibles para los inversionistas.

Durante una presentación el SEC solicitó la condena a un tribunal federal de Manhattan.

La SEC dijo estar sorprendido de que “en el momento de presentar la moción instantánea, Musk no había solicitado una aprobación previa para uno solo de los numerosos tweets sobre Tesla que publicó en los meses posteriores a la política de aprobación previa ordenada por el tribunal entró en vigencia”, tomando el cuenta el conflicto legal desde el año pasado.

En septiembre de 2018, ambas partes llegaron a un acuerdo que le prohíbe a Musk usar las redes sociales para divulgar información que puede ser considerada material para los inversores de Tesla sin previa autorización de la compañía.

Esta acuerdo resolvió la demanda por un tuit en el que el CEO publicó información referente a los fondos de la compañía. Por otro lado, como parte del acuerdo Musk tuvo que renunciar a la presidencia y junto a Tesla pagar 20 millones de dólares a cada uno de los inversores en multas.

Desde la fecha, Musk contaría con un abogado que supervisaría la actividad en redes sociales y aprobaría los tuits antes de ser publicados.

Por su parte el CEO, calificó las acusaciones como un abuso de “poder inconstitucional” y aseguró que su tuit no tenía información que afectara a los inversionistas.

Según los medios, ambas partes y la corte tienen hasta el 26 de marzo para decidir si habrá otra sesión para resolver en conflicto, sin embrago, la SEC asegura que los hechos son indiscutibles. El organismo puede imponer a Tesla una multa mayor o restrisgir aún más la participación y acciones de Elon Musk en la compañía.