Una de las niñas mimadas de Wall Street perdió 10% de su valor comercial luego de reportar números muy bajos en el segundo trimestre del año.

La compañía reportó 2,7 millones de nuevos suscriptores en el mundo. La cifra es inferior a las expectativas de Wall Street, que esperaba 5 millones de nuevos suscriptores.

A pesar que Netflix espera repuntar y de algunos comentarios que indican que el descenso se produjo por el incremento de sus precios, entre 5 a 8 dólares más por usuario, estimo que el bajón se debe a dos factores clave.

El primero la necesidad de generar más contenido de calidad y menos cantidad de contenido. El segundo la larga espera, de casi dos años, para estrenar la tercera temporada de ‘Stranger Things’, su éxito indiscutible que supera con creces el legado de House of Card, serie que por cierto se diluyó tras la salida de Kevin Spacey.

Stranger Things 3, serie original de Netflix

Netflix no estará tan sola. Gigantes como HBO, Disney y Apple (si decide no comprarla) competirán. Sólo imaginen que Facebook se interese en este mercado.

Sólo imaginen un universo de casi 3 mil millones de personas con la opción de ver contenido especialmente creado para sus perfiles, gustos y deseos. Cada película o serie que saque Facebook podría consolidar millones de reproducciones de clientes que pagarán o no por hacerlo. ¿Lo hará?.

Ante la competencia sana e incesante, Netflix debe seguir apostando a los elementos que la diferencian: Generar contenido original y regional. También debe acortar los tiempos de entrega entre temporadas de éxitos absolutos y ser atrevida en las apuestas futuras que vendrán con las próximas redes móviles 5G y por qué no decirlo 6G.

Llevar la delantera y ser atrevida. Seguir esa apuesta dará valor a la oferta y el precio no será una variable de peso para quienes se suscriban al servicio.