Las autoridades españolas han detectado el software espía «Pegasus» en los teléfonos móviles del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y de la ministra de Defensa, Margarita Robles, anunció este lunes el ministro de Gobierno de la Presidencia, Félix Bolaños.

Bolaños dijo en una conferencia de prensa que el teléfono de Sánchez se infectó en mayo de 2021 y que en ese momento ocurrió al menos una fuga de datos. No dijo quién podría haber estado espiando al primer ministro o si se sospechaba que grupos extranjeros o españoles estaban detrás.

«Las intervenciones fueron ilícitas y externas. Medios externos realizados por organismos no oficiales y sin autorización estatal», indicó, y agregó que los contagios habían sido denunciados al Ministerio de Justicia y que la Corte Suprema estaría a cargo del caso.

El anuncio siguió a una intensa presión sobre el gobierno de coalición de izquierda para que se explicara después de que el grupo canadiense de derechos digitales Citizen Lab dijera que más de 60 personas vinculadas al movimiento separatista catalán habían sido blanco del software espía «Pegasus» creado por el grupo NSO de Israel.

Después de las acusaciones de espionaje a miembros del movimiento separatista catalán, el aliado clave del gobierno en minoría en el parlamento, el partido independentista de izquierda catalán ERC, dijo que no apoyaría al gobierno hasta que Madrid tome medidas para restaurar la confianza.

Pere Aragonés, el presidente regional separatista catalán, indicó este lunes en un comunicado: «Cuando la vigilancia masiva es contra el movimiento independentista catalán, solo escuchamos silencios y excusas. Hoy todo se hace con prisa».

«Pero aquí el doble rasero es claro. Parece que contra el independentismo se acepta cualquier cosa».

El organismo de control de datos de la Unión Europea ha pedido que se prohíba Pegasus por las acusaciones de que los gobiernos clientes han abusado de él para espiar a activistas de derechos humanos, periodistas y políticos.

Fuente: Reuters