El tema de la seguridad en Estados Unidos es punto de honor de su administración. Diariamente es un elemento en el que autoridades de ese país trabajan incansablemente con el objetivo de evitar daños a su patrimonio y población a todos los niveles posibles. En este mundo globalizado, lo digital es preponderante por lo que el Pentágono en sus más altas esferas, elaboró una lista de software de procedencia rusa y china que no podrán ser comprados ni utilizados.

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos dio a conocer que se está trabajando en la elaboración del referido documento, a fin de que este tipo de tecnología no sea adquirida por parte de las administraciones para evitar robo de datos, ciberataques y hackeos.

De acuerdo con la información que dio la dependencia a Reuters, los nombres que aparecen en el listado provienen de los países de Rusia y China, donde se utilizan códigos de software que resultan peligrosos.

Ellen Lord, la subsecretaria de Defensa para adquisición y mantenimiento, aseveró a los periodistas el pasado fin de semana que el Pentágono había estado trabajando durante seis meses en esta “lista negra”, la cual estaría destinada a ayudar al personal de adquisiciones del Departamento de Defensa y a los socios de la industria para evitar la compra de códigos problemáticos.

La alta funcionaria señaló en su encuentro con los medios que “Lo que estamos haciendo es asegurarnos de que no compramos software que tenga procedencia rusa o china, por ejemplo, y con frecuencia es difícil saberlo a primera vista debido a las compañías holding (sociedades comerciales que se encargan de administrar las propiedades de otra empresa)”.

“Hemos identificado ciertas compañías que no operan de manera consistente con lo que tenemos para los estándares de defensa”, agregó Lord, quien no proporcionó más detalles del listado.

A pesar de que no es pública, el documento sí se ha pasado a todos los departamentos del país, aliados y fabricantes. Lord ha asegurado que harán público un informe en el que se detallará qué partes de la cadena militar estadounidenses dependen de vendedores extranjeros (incluyendo fabricantes chinos).

Una investigación de la agencia Reuters fue el detonante para la aplicación de esta medida. El trabajo periodístico descubrió que los fabricantes de software y antivirus como Kaspersky, eran utilizados para buscar los puntos débiles de las agencias del gobierno de Estados Unidos para poder atacarlos y acceder a los archivos clasificados que se tienen resguardados.

Esto sumado al hecho de que un contratista de la NSA (Agencia Nacional de Seguridad de EEUU), copió algunos archivos clasificados a su computadora personal usando un antivirus ruso.

En cuanto a las empresas chinas, se tiene el hecho de que el gobierno americano cree que Qualcomm podría usar los dispositivos que desarrolla, para introducirse en las bases militares y tener información privilegiado sobre tácticas y ubicaciones esenciales; por estas razones, es que la lista tiene nombres de programas rusos y chinos.

Además, la pasada semana, el Departamento de Seguridad Nacional reveló detalles sobre una serie de ciberataques que según los funcionarios pusieron a los hackers trabajando en nombre del gobierno ruso en una posición en la que podrían manipular algunos sistemas industriales utilizados para controlar infraestructuras, entre ellas al menos un generador de energía.

ABC indica en una nota de su portal que los comentarios de Lord se hicieron antes de la probable aprobación del proyecto de ley de gastos del Pentágono por parte del Congreso la próxima semana. El proyecto de ley contiene disposiciones que obligarían a las compañías de tecnología a revelar si permitieron que países como China y Rusia examinaran el funcionamiento interno del software vendido al ejército de los EE.UU.