Zoila Rincón

2021 es el año que los expertos tienen previsto para una completa mutación desde 4G hacia 5G. Aunque Samsung recientemente lanzó nuevos dispositivos que están preparados para trabajar con esta tecnología, otros gigantes como Apple, no tienen previsto incorporarla a sus equipos sino hasta el 2021.

Aunque la actual conexión de cuarta generación a la que ya tenemos acceso, ha hecho posibles muchas cosas impensables, como por ejemplo descargar música, aplicaciones, hacer videos en HD todo desde redes inalámbricas, la tecnología 5G promete mucho más que un internet más rápido. Se piensa que para un futuro muy cercano, incluso los vehículos puedan operar bajo esta red.

Entre las ventajas de una red de 5ta generación, se encuentran: una tasa de datos de hasta 10 Gbps (de 10 a 100 veces mejor que las redes 4G y 4.5G), latencia de 1 milisegundo, una banda ancha 1000 veces más rápida por unidad de área, hasta 100 dispositivos más, conectados por unidad de área, cobertura del 100% y un 90% de reducción en el consumo de energía de la red.

Según proyecciones emitidas recientemente por Ericsson, para finales del 2020, 54 millones de equipos podrían estar conectados a redes 5G. Dos años después, se tiene previsto que el número aumente a 551 millones.

Los primeros países en incorporarse al 5G según las proyecciones realizadas por Statista, serán pertenecientes al Pacífico de Asia y a Norteamérica. En el 2022 los 551 millones de usuarios estarán distribuidos más equitativamente entre Asia, Norteamérica, Europa Occidental y Latinoamérica.