El fundador de Ant Group, Jack Ma, ya no controlará al gigante chino de la tecnología financiera después de que los accionistas de la firma acordaran implementar una serie de ajustes que lo harán renunciar a la mayoría de sus derechos de voto, dijo el grupo el sábado.

La medida marca otro gran avance después de una represión regulatoria que echó por tierra la oferta pública inicial de 37 mil millones de dólares de Ant a fines de 2020 y condujo a una reestructuración forzada del gigante de la tecnología financiera.

COMENTARIO:

ANDREW COLLIER, DIRECTOR GERENTE, ORIENT CAPITAL RESEARCH, HONG KONG

«La salida de Jack Ma de Ant, una empresa que él fundó, muestra la determinación de los líderes chinos de reducir la influencia de los grandes inversores privados. Esta tendencia continuará la erosión de las partes más productivas de la economía china”.

«A pesar de los comentarios oficiales, Ant representó poco riesgo para el sistema financiero y fue eficaz en la tramitación de préstamos para pequeñas empresas, uno de los principales motores del crecimiento económico».

DUNCAN CLARK, PRESIDENTE DE LA FIRMA DE ASESORÍA EN INVERSIONES BDA, BEIJING:

«Sí, obviamente es significativo si él ya no es el accionista mayoritario. En teoría, esto debería allanar el camino para una OPI, suponiendo que el otro problema clave, la supervisión/propiedad de los datos, también se resuelva”.

«Con la economía china en un estado muy febril, el gobierno busca señalar su compromiso con el crecimiento, y los sectores tecnológico/privado son clave para eso, como sabemos. Al menos los inversionistas de Ant pueden (ahora) tener algún cronograma para una salida después de un largo período de incertidumbre».

WEIHENG CHEN, SOCIO Y DIRECTOR DE LA PRÁCTICA DE LA GRAN CHINA EN LA FIRMA DE ABOGADOS WILSON SONSINI, HONG KONG

«Si estos cambios en el arreglo de votación se consideran un evento de cambio de control según las reglas de cotización de acciones A y/o Hong Kong, el proceso de salida a bolsa de Ant Group podría retrasarse aún más».