La historia de los videojuegos es muy extensa pero si de títulos emblemáticos se trata, es imposible dejar por fuera a Mario Bros, el fontanero de Nintendo que este lunes arribó a 35 años de creado.

El popular juego, ideado por Shigeru Miyamoto, sin lugar a dudas es uno de los productos más icónicos de las consolas que se hayan conocido. Sus números así lo reflejan con ventas que llegan a los 330 millones de unidades a lo largo de sus más de cien versiones, de acuerdo a lo informado por la empresa nipona en un comunicado.

Desde el Super Mario Bros lanzado para máquinas arcade hasta las nuevas versiones han mantenido al fontanero como su figura central junto a su inseparable hermano Luigi.

Apareció por primera vez bajo el nombre de “Jumpman” en 1981, en el juego arcade “Donkey Kong”; pero no fue hasta 1983 cuando apareció por primera vez en solitario en “Mario Bros”.

En primer lugar, Mario fue concebido como un carpintero, pero el diseño de los escenarios del juego, presentados como una red de tuberías gigantescas, obligó a Miyamoto a replantearse la profesión del personaje.

El fontanero italo-estadounidense ha sido el protagonista de varios juegos como Super Mario Bros, Mario Party, Super Smash Bros, Mario Kart, entre otros.

En sus inicios, Mario fue resultado de las limitaciones gráficas de los juegos de las recreativas de esa época, ya que técnicamente tuvo (y tiene) elementos distintivos que a la postre se convirtieron en una marca de fábrica imposible de no reconocer.

El atuendo rojo y brillante con una camiseta azul, para que los movimientos de sus brazos pudiesen verse claramente es uno de los principales rasgos del personaje Mario, a lo que se suma una nariz prominente y un gran bigote para que el público pudiese distinguir su cara.