Dean Kamen, se ha fijado recientemente un nuevo objetivo sorprendente: no se trata de desarrollar al sucesor del Segway, sino un laboratorio de cultivos de humanos destinados a ser trasplantados.