Rosabel Meleán

Una nueva modalidad de acoso se está llevando a cabo en las redes sociales, se trata del happy slapping‘ (algo así como ‘bofetada feliz’), que se basa en incitar, grabar y compartir en redes sociales las agresiones, que se producen generalmente entre menores.

El Global Consumer Operations Manager de Panda Security, Hervé Lambert señala que “el problema de esta práctica es que no se suele tratar de una pelea entre menores, sino que un incitador en concreto o un grupo de ellos escogen a su víctima y la empiezan a increpar mientras lo filman, llegando a agredirla físicamente, para después subirlo a Internet como un contenido más.

Aunque su forma más habitual es la agresión física, de ahí el nombre de ‘slapping’, bofetón, ésta también puede ser verbal o sexual, pero su componente diferencial es la grabación y difusión a través de Internet, en busca del reconocimiento de otros usuarios mediante ‘Me Gusta’.

Con Portaltic