Un tribunal ruso multó a Google por negarse a filtrar contenidos considerados prohibidos a través de su buscador.

La multa llegó luego de reiteradas advertencias que Google decidió ignorar por lo que ahora debe filtrar los contenidos y cancelar una cantidad equivalente a $20.350.