LA ESCUELA EN MEDIO DE LA PANDEMIA

Luego de dos meses de confinamiento el sistema educativo venezolano, y quizás latinoamericano, se puso en evidencia. La politización constante del sector, no preparó a la escuela para asumir la formación a distancia, salvo algunos países, buena parte de nuestras naciones se han visto abrumadas, carentes de una respuesta, distinta a la tiza, el pizarrón y el pupitre.

Según dato de la UNICEF, el 95% de los alumnos en América Latina y el Caribe, unos 150 millones, están fuera de las aulas a causa del coronavirus.

En total 138 países mantienen cerrados los centros educativos a nivel nacional, y otros 11 lo han hecho localmente. El cese educativo ha afectado a más de 1.300 millones de niños y jóvenes en todo el mundo, según cifras de la Unesco.

Unicef calcula que en América Latina y el Caribe, alrededor de 154 millones de niños, más del 95% de los matriculados, se encuentran temporalmente fuera de las aulas

Aproximadamente el 90% de las escuelas de educación inicial, primaria y secundaria del continente americano permanecerán cerrados mientras dure la pandemia.

Una verdadera catástrofe si no se consolidó un método robusto, para la formación digital de nuestros niños y adolescentes.

MALA BASE EN LATINOAMÉRICA

Pero las carencias no sólo están en la oferta digital, también en la formación per sé. En 2018 se realizó la prueba estandarizada PISA, que se realiza cada tres años y que evalúa a los estudiantes en comprensión de lectura, en matemática y en ciencia.

En todas las categorías, nuestros países quedaron entre los peores. Los estudiantes de América Latina y el Caribe que sacaron los mejores puntajes en la prueba PISA fueron los de Chile, que ocuparon el puesto número 43 en la lista.
Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua no se atrevieron a participar en la prueba

COLAPSO VENEZOLANO

La crisis social y económica venezolana ha tenido en los últimos 70 años una víctima: La educación. El Estado paternalista, atentó directamente la formación de los niños y adolescentes, un paso importante en la tarea de dogmatizar y esclavizar intelectualmente a la población.
En la actualidad, vemos los resultados de tanta indolencia. Se estima que el 78% de los niños abandonaron la escuela en Venezuela en los últimos años. Un 66% de los estudiantes activos, no asistían regularmente a las aulas, esto, antes de la pandemia.

Por otra parte los docentes, otras víctimas silenciosas del colapso. Los bajos sueldos, la escasa motivación, han provocado que el 75% de los docentes abandonó el puesto de trabajo
Actualmente los maestros en Venezuela tienen un ingreso de 2 dólares mensuales

En las universidades, donde más de 65% del personal está con permiso no remunerado
Intertítulo

En este vídeo doy mi opinión, sobre la educación. Me alarmo por las escueta formación de nuestros docentes para asumir el uso de las tecnologías de la información para la formación de los niños.

Al final pongo algunas ideas para los padres y representantes, asuman las riendas de la formación de sus representados. Somos nosotros los responsables, ningún Gobierno, está por encima de nosotros en ese deber de formar a nuestros hijos.