Ninguna de las aproximadamente 200 personas que vieron la transmisión en vivo de los disparos en la mezquita de Nueva Zelanda a través de Facebook pudo reportarlo a la red social, esto subraya el desafío que enfrentan las empresas de tecnología para controlar el contenido violento o perturbador en tiempo real.

La plataforma estadounidense publicó nuevos detalles sobre su respuesta al video en una publicación de blog. Dijo que el pistolero se vio menos de 200 veces durante la transmisión en vivo que tuvo una duración de 17 minutos. El primer informe de usuario no llegó hasta 12 minutos después de que terminó. 

50 personas fueron asesinadas en dos mezquitas en Christchurch el viernes pasado.

La red social eliminó el video “en cuestión de minutos” tras haber sido notificado por la policía, dijo Chris Sonderby, el abogado general adjunto de Facebook.

“Ningún usuario informó el video durante la transmisión en vivo”, y fue visto unas 4.000 veces en total antes de ser retirado, dijo Sonderby. “Seguimos trabajando todo el día para evitar que este contenido aparezca en nuestro sitio, utilizando una combinación de tecnología y personas”, agregó.

Facebook ha dicho previamente que en las primeras 24 horas después de la masacre, eliminó 1.5 millones de videos de los ataques, “de los cuales más de 1.2 millones se bloquearon en la carga”, lo que implica que 300,000 copias lograron ingresar al sitio antes de ser retiradas.

La rápida difusión en línea del material audiovisual pone una presión en la plataforma de Mark Zuckerberg y otros medios sociales como YouTube y Twitter sobre sus esfuerzos de moderación de contenido. 

Vista exterior de este lunes de la mezquita de Al Noor en Deans Rd, Christchurch (Nueva Zelanda). El gobierno de Nueva Zelanda anunció hoy cambios en la ley de armas a raíz del atentado de Christchurch que causó 50 muertos y 50 heridos, y que según la Policía fue cometido por un único asaltante, el australiano Brenton Tarrant. Tres días después del atentado, 33 personas siguen ingresadas en el hospital, diez de ellas en estado crítico, casi todas ellas en el hospital de Christchurch, excepto una niña de 4 años y su padre que fueron evacuados a un centro de Auckland. Tarrant, que permanecerá en prisión provisional hasta que comparezca ante el Tribunal Superior el 5 de abril, renunció a su abogado de oficio tras ser imputado el sábado con un cargo de asesinato, según indicó el letrado, Richard Peters, al diario New Zealand Herald. EFE/Mick Tsikas

Este martes, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, expresó su frustración por el hecho de que las imágenes permanecieran en línea cuatro días después de los asesinatos.

La funcionaria indicó que había recibido “alguna comunicación” de Sheryl Sandberg, Directora de Operaciones de Facebook, sobre el tema. “Es horrible y, si bien nos han dado esas garantías, en última instancia, la responsabilidad está en ellos”, reseñó AP.

A través de Twitter, un día después de después de los tiroteos , el ex jefe de seguridad de Facebook, Alex Stamos, propuso el desafío para las empresas de tecnología mientras corrían para mantenerse al día con las nuevas versiones del video.

“Cada vez que esto sucede, las empresas tienen que verlo y crear una nueva huella digital”, dijo Stamos. “Lo que están viendo en las plataformas principales es el agua que se filtra alrededor de miles de dedos asomados en una presa”, señaló.

Stamos estimó que las grandes empresas de tecnología están bloqueando la subida de más del 99% de los videos, “lo cual no es suficiente para que sea imposible de encontrar”.