Malas noticias para el fabricante de automóviles eléctricos Tesla. El Model 3 se ha vuelto un dolor de cabeza para la compañía luego que la revista estadounidense “Consumer Reports” (CR) publicara el pasado lunes un artículo en el que detallaban una serie de defectos del sedan compacto de lujo.

De acuerdo a CR, las imperfecciones del vehículo eran las “largas distancias de parada en sus pruebas de frenado de emergencia y controles difíciles de usar”.

La distancia de parada del Tesla de 152 pies desde 60 mph fue mucho peor que cualquier automóvil contemporáneo que hayamos probado y aproximadamente 7 pies más largo que la distancia de frenado de una camioneta Ford F-150 de tamaño completo”, señala el texto de una de las fuentes de información más influyentes para los compradores de automóviles de Estados Unidos.

A raíz de esta información, el director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, dijo en su cuenta personal de Twitter que este problema tendría solución con una actualización de software.

“Con más ajustes, podemos mejorar la distancia de la frenada más allá del espectro inicial. Tesla no parará hasta que el Model 3 tenga un mejor sistema de frenos que cualquier otro vehículo comparable”, dijo el multimillonario Musk quien es también cofundador de PayPal y director general de SpaceX.

Este martes, los principales fabricantes estadounidenses del sector automotor subieron en Wall Street luego del anuncio de que China anunciara la reducción de hasta 15% de los aranceles a la importación de vehículos extranjeros.

General Motors, Ford, Fiat, Chrysler, registraron subidas importantes durante el día pero luego perdieron fuerza cuando el presidente, Donald Trump, dijese que no estaba satisfecho con las discusiones comerciales con China.

Pese a las alzas de los gigantes de la industria automotriz, Tesla no corrió con la misma suerte ya que sus acciones perdieron un 3,33 % en el Nasdaq.