Así como Intel tiene un reinado casi indiscutible en el mundo d ellos procesadores de sobremesa, se puede decir lo mismo de Qualcomm: Todos los teléfonos Android de tope de gama de este año vienen impulsados por un Qualcomm Snapdragon 845, salvo contadas excepciones como los Huawei y algunos Samsung, que tienen sus propios procesadores. Pero últimamente da la impresión que la empresa se ha estado durmiendo en los laureles.

Esto lo digo porque Apple, que utiliza procesadores diseñados por ellos mismos, ha tomado una seria delantera en cuanto a velocidad y eficiencia de sus chips (claro, al controlar ellos también el software, la optimización debería ser total). En el mundo Android la cosa no cambia mucho, pues Huawei ha estado una generación por delante en términos de velocidad, eficiencia y procesamiento para Inteligencia Artificial, con sus chips Kirin 980 de 7 nanómetros.

Por eso las altas expectativas que se tienen sobre el sucesor del Snapdragon 845, el 8150 que, según reporta Profesional Review, promete ser mucho más potente y efciente, con arquitectura de 7 nanómetros y con un procesador gráfico (GPU) Adreno 640 que promete ser 20% más rápido. A fin de cuentas, tiene el reto de superar a un A12 Bionic de Apple que es comparado, en potencia, con procesadores de sobremesa.

Si bien, el 5 de diciembre no ha sido marcado oficialmente como fecha de anuncio o lanzamiento, se especula que será precisamente esa semana. Claro, lo ideal para la empresa es tener un primer lote de buques insignia Android que mostrar o para el CES o el MWC de 2019.

Como de costumbre, tocará esperar.