La 13° misión de Rocket Lab fue un fracaso luego de que el cohete perdiera altitud y se precipitara minutos posteriores a su lanzamiento. La misión transportaba principalmente satélites pequeños con imágenes de la Tierra.

Desde su inicio, Rocket Lab ha puesto 53 naves espaciales en órbita terrestre baja en 12 misiones separadas. La mayoría de los vuelos de la compañía han sido exitosos.

El primer vuelo de Rocket Lab en 2017, llamado “It’s a Test”, fue el único vuelo que no funcionó de acuerdo con el plan; el cohete se lanzó con éxito y llegó al espacio, pero no alcanzó la órbita. Todas las otras misiones de Rocket Lab han sido perfectas desde entonces, convirtiendo el vuelo de hoy en el primer gran fracaso de la compañía.