EEUU informó este jueves que vigilará más de cerca a las criptomonedas porque pueden ser utilizadas para evadir impuestos, y solicitará que las transferencias superiores a 10.000 dólares sean notificadas al Servicio de Ingresos Interno (hacienda).

En un comunicado, el Departamento del Tesoro indicó que las monedas digitales suponen “un problema importante de detección ya que facilitan las actividades ilegales en general, incluida la evasión fiscal”.

Organismos financieros han dado esta semana duros golpes a las criptomonedas. El miércoles el banco central de china señaló que no aceptará a las monedas digitales como forma de pago, asimismo, el Banco Central Europeo dijo que bitcoin es un activo “arriesgado y especulativo”. Y la semana anterior también, específicamente a bitcoin, luego que Tesla anunciara que no aceptará a bitcoin como un elemento de pago.