Este miércoles se dió a conocer que la conocida firma Toyota Motor Corp  aumentará su inversión planificada en una nueva planta de baterías en EE. UU. de 1.290 millones de dólares a 3.800 millones de dólares, en parte en respuesta a la creciente demanda de vehículos eléctricos por parte de los consumidores, dijo la compañía el miércoles.

El fabricante de baterías Panasonic será socio en la planta de Liberty, Carolina del Norte, a través de su empresa conjunta Prime Planet Energy & Solutions (PPES) con Toyota, según Norm Bafunno, vicepresidente senior de fabricación e ingeniería del tren motriz de Toyota Motor América del Norte.

La planta de Liberty está programada para abrir en 2025. PPES proporcionará experiencia en tecnología y equipos de fabricación de baterías, dijo Bafunno en una entrevista.

Panasonic también tiene una empresa conjunta de fabricación de baterías con Tesla Inc  en Nevada y recientemente anunció planes para construir una planta de $ 4 mil millones en Kansas que se espera que abastezca a Tesla y otros fabricantes de automóviles.

Cuando Toyota anunció la inversión inicial de $1,290 millones el otoño pasado, Carolina del Norte dijo que el estado aumentaría el reembolso a Toyota en $315 millones si la inversión de la compañía superaba los $3,000 millones.

Toyota ahora planea agregar dos líneas de producción dedicadas a fabricar baterías para vehículos totalmente eléctricos en la planta de Liberty, además de las cuatro líneas inicialmente planeadas para fabricar baterías más pequeñas para vehículos híbridos como el Toyota Prius, dijo Bafunno. Se negó a proporcionar la capacidad de producción planificada de la planta.

Inicialmente, agregó Bafunno, la planta fabricará baterías de iones de litio utilizando una tecnología de electrodos relativamente convencional: una mezcla de níquel, cobalto y manganeso para el cátodo y grafito para el ánodo. Pero con el tiempo podrían introducirse tecnologías más nuevas, incluidos los electrolitos de estado sólido.

Esta tecnología va a evolucionar rápidamente”, dijo Bafunno.

La cifra de inversión más alta para la planta de Liberty sigue a la reciente aprobación de la Ley de Reducción de la Inflación de EE. UU., que brinda incentivos para los fabricantes y créditos fiscales para los consumidores destinados a impulsar el contenido local en vehículos eléctricos y baterías.

Con Reuters