Tesla está retirando del mercado casi 1,1 millones de vehículos estadounidenses porque el sistema de reversión automática de las ventanas podría no reaccionar correctamente después de detectar una obstrucción, lo que aumenta el riesgo de lesiones.

El fabricante de vehículos eléctricos le dijo a la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) que realizaría una actualización de software inalámbrica del sistema de inversión automática de ventanas. El retiro cubre algunos vehículos Model 3 2017-2022, Model Y 2020-2021 y Model S y Model X 2021-2022.

Tesla dijo que no tenía conocimiento de ningún reclamo de garantía, informes de campo, accidentes, lesiones o muertes relacionadas con el retiro.

NHTSA dijo que una ventana que se cierra sin el sistema de reversa automático adecuado puede ejercer una fuerza excesiva al pellizcar al conductor o al pasajero antes de retraerse, lo que aumenta el riesgo de lesiones.

NHTSA dijo que los vehículos no cumplieron con los requisitos de un estándar federal de seguridad de vehículos motorizados en ventanas eléctricas.

Tesla dijo que durante las pruebas del producto en agosto, los empleados identificaron el rendimiento del sistema de reversión automática de ventanas que tenía «variaciones mayores a las esperadas en respuesta a la detección de pinchazos».

Después de extensas pruebas adicionales, Tesla determinó que el rendimiento de detección y retracción de los vehículos en los resultados de la prueba no cumplía con los requisitos de los sistemas de inversión automática.

Tesla dijo que a partir del 13 de septiembre, los vehículos en producción y antes de la entrega recibieron una actualización de software que establece el funcionamiento de las ventanas eléctricas según los requisitos.

Con Reuters