El secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, dijo este jueves que Rusia debe responder por sus intentos de hackear a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

“Básicamente, los rusos fueron sorprendidos con sus equipos, con gente que lo estaba haciendo, y tienen que sufrir las consecuencias, van a tener que responsabilizarse. Cómo respondemos será una decisión política de las naciones implicadas”, indicó Mattis luego de sostener una reunión con sus socios de la OTAN, aunque precisó que no habrá necesariamente una represalia por parte de Occidente.

Reino Unido y Holanda acusaron a Rusia de realizar una campaña global de ciberataques para socavar a las democracias, incluido un intento frustrado de hackear al organismo de la ONU que supervisa las armas químicas cuando estaba analizando una muestra de veneno ruso usado para atacar a un espía.

“Hoy estamos preparados para dar ciberapoyo a nuestros aliados. He visto pruebas suficientes para asegurar que holandeses y británicos están 100 por ciento seguros al indicar a quién le atribuyen esto”, comentó el secretario de Defensa estadounidense.

Países occidentales emitieron denuncias coordinadas contra Rusia este jueves por correr lo que describieron programas computacionales de hackeo para minar a las democracias, atacando a entidades, desde órganos deportivos antidopaje al regulador de armas químicas.

En uno de los tonos más fuertes usados contra Moscú desde la Guerra Fría, Reino Unido dijo que Rusia se convirtió en un “Estado paria”. Estados Unidos afirmó que Moscú debe pagar un precio por sus acciones y sus aliados en todo el mundo emitieron evaluaciones de lo que describieron como una campaña de hackeo por parte de la agencia GRU de inteligencia militar de Rusia.