EE. UU. logró recuperar 2.3 millones de dólares en bitcoins pertenecientes a la operadora de oleoductos Colonial Pipeline luego de que ésta aceptara cancelar una extorsión millonaria al grupo de ciberdelincuentes DarkSide.

“Hoy le dimos la vuelta a DarkSide”, expresó Lisa Monaco, fiscal general adjunta del Departamento de Justicia, en una rueda de prensa, y añadió que el dinero fue incautado a través de una orden judicial.

Junto a Mónaco, el subdirector del FBI, Paul Abbate, explicó que los agentes de seguridad pudieron identificar una billetera digital utilizada por los hackers de DarkSide para cobrar el pago de Colonial Pipeline.

“Usando la autoridad de aplicación de la ley, los fondos de las víctimas fueron confiscados de esa billetera, evitando que los actores de DarkSide los usen”, dijo Abbate.

Colonial Pipeline tuvo que acceder a la amenaza de Darkside y cancelar 4,4 millones de dólares para reactivar el suministro de combustible tras una paralización que afectó la red de distribución en Estados Unidos.

El FBI advirtió anteriormente a las víctimas de ataques de ransomware que pagar un rescate podría fomentar más actividades maliciosas.

Ante el ataque a Colonial Pipeline y ante el más reciente contra el mayor fabricante de carne JBS, la Casa Blanca solicitó a las empresas del país reforzar sus sistemas de seguridad informáticos para evitar futuros hackeos en sus servicios.