Un ciberataque contra el mayor productor de carne del mundo, JBS, provocó la paralización temporal de sus actividades en EE.UU., Australia y Canadá, afectando la red de suministro a supermercados, usuarios y a la popular cadena de comida rápida McDonald’s.

EEUU cree que el ataque ransomware, dirigido hacia los sistemas de información de la empresa brasileña, provino de una posible organización criminal con sede en Rusia.

“La Casa Blanca se está comprometiendo directamente con el gobierno ruso en este asunto y transmite el mensaje de que los estados responsables no albergan a los criminales de ransomware”, señaló este martes la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

Algunos de los clientes más afectados serán “los supermercados y otros grandes usuarios finales como la red de suministro de hamburguesas de McDonald’s debido a su necesidad de un suministro constante”, indicó el grupo comercial Beef Central.

Las cinco plantas de carne más grandes de JBS están en Estados Unidos y los cierres han pausado una quinta parte de la producción de carne, según Bloomberg. Aunque las operaciones de la compañía en Sudamérica no se han visto afectadas.

Este hecho se produce a casi un mes del ataque cibernético al oleoducto Colonial Pipeline, que provocó una escasez de combustible en varios estados de Estados Unidos.

Lea también: EEUU emite nueva directiva a operadores de oleoductos para evitar futuros hackeos