Ericsson dijo el jueves que el regulador de valores de Estados Unidos abrió una investigación sobre los asuntos descritos en el informe de investigación de Irak de 2019 de la compañía.

El fabricante sueco de equipos de telecomunicaciones dijo que estaba cooperando plenamente con la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC) y que era demasiado pronto para determinar o predecir el resultado de la investigación.

Ericsson reveló en febrero que una investigación interna había descubierto que pudo haber realizado pagos al grupo militante Estado Islámico en Irak, conducta indebida que, según dijo, «comenzó al menos en 2011».

El Departamento de Justicia de EE. UU., que multó a Ericsson en 2019 por la resolución de otro caso de soborno, también está investigando el manejo de la investigación por parte de la empresa y se espera que multe a la empresa.

«En estos casos, no es raro que se involucren varias sucursales de las autoridades estadounidenses y esto no es algo que esperaríamos que cambie significativamente cualquier sanción y/o acuerdo final», según Mads Rosendal, analista de Danske Bank Credit.

«Sin embargo, podría conducir a más retrasos ahora que habrá más partes interesadas involucradas».

Con Reuters