El auge de los servicios fintech y la banca digital podría generar riesgos financieros y una posible crisis a largo plazo, advirtió este miércoles Michael Hsu, contralor interino de la moneda, un importante regulador bancario de Estados Unidos.

«Creo que las fintech y las grandes tecnologías están teniendo un gran impacto y merecen mucha más atención», dijo Hsu en una conferencia en Nueva York, y señaló que la invasión de las empresas fintech en el sector financiero tradicional, incluso a través de asociaciones con bancos, estaba creando más complejidad y «desintegración» en todo el sector bancario.

«Mi fuerte sensación es que este proceso, dejado a su suerte, probablemente se acelere y se expanda hasta que haya un problema grave, o incluso una crisis», indicó Hsu.

Los bancos y las firmas tecnológicas, en un esfuerzo por brindar una experiencia fluida al cliente, se están asociando de manera que sea más difícil para los reguladores distinguir dónde termina el banco y dónde comienza la firma tecnológica, dijo Hsu. Y con la caída de las valoraciones de fintech a medida que aumentan los costos de financiamiento, las asociaciones bancarias con fintechs están aumentando, aseguró.

Eso podría crear riesgos de TI en torno a la seguridad y la resiliencia de la información, y también plantea problemas de protección al cliente, dijo Hsu.

«Me preocupo cada vez más por los ‘desconocidos’ y me preocupa que los riesgos menos familiares de esta transición digital no estén etiquetados y, por lo tanto, no se vean. Como aprendimos de la crisis financiera de 2008, los riesgos que no se ven tienden a crecer y luego a convertirse en los fuente de sorpresas desagradables», agregó Hsu.

Anteriormente, Gene Ludwig, ex contralor de la moneda, también advirtió que las regulaciones para las fintech son mucho menos estrictas que las que rigen a los bancos.

«La industria no bancaria se está saliendo con la suya», dijo Ludwig, quien ahora es socio gerente de Canapi Ventures, una firma de capital de riesgo.

Ludwig predijo que las entidades no bancarias «nos llevarán a la próxima crisis financiera si no hacemos algo al respecto».

Los reguladores de EE.UU. se han mostrado cautelosos a la hora de permitir que los bancos se sumerjan en las criptomonedas, que se han desplomado en los últimos meses por temor a que las subidas de tipos de interés acaben con la era del dinero barato. Varias empresas de criptografía se han declarado en quiebra.

Hsu dijo que la agitación tenía «todas las características de una carrera clásica» en una industria interconectada que tenía problemas, y advirtió que el mercado está muy «impulsado por la exageración».

Fuente: Reuters