Washington reconsiderará el intercambio de información con sus aliados que desearon utilizar equipos de telecomunicaciones de la empresa china Huawei, según dijo el lunes un funcionario estadounidense de ciberseguridad.

“La posición de los Estados Unidos es que poner a Huawei o cualquier otro proveedor no confiable en cualquier parte de la red de telecomunicaciones 5G es un riesgo”, indicó Robert Strayer, subsecretario adjunto de ciber, política internacional de comunicaciones e información en el Departamento de Estado.

“Si otros países insertan y permiten que los proveedores no confiables desarrollen y se conviertan en los proveedores de sus redes 5G, tendremos que volver a evaluar la capacidad de compartir información y estar conectados con ellos de la forma en que estamos hoy”, agregó.

La semana pasada fuentes señalaron a la agencia Reuters que el Consejo de Seguridad Nacional de Gran Bretaña había decidido excluir a las tecnologías de Huawei de todas las partes centrales de la red 5G, pero aún así podría permitirlas en partes no básicas con algunas restricciones adicionales.

Desde el año pasado Estados Unidos ha venido insistiendo y alertando a sus aliados en el mundo del posible daño que significaría entregar las redes de telecomunicaciones a la tecnológica asiática Huawei por presuntamente espiar y entregar información al Gobierno de Pekín por puertas traseras, algo que la empresa china ha negado rotundamente.