Dos miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos están lanzando un esfuerzo bipartidista para ayudar a revivir los esfuerzos legislativos para impulsar los vehículos autónomos.

Los representantes Robert Latta, republicano, y Debbie Dingell, demócrata, dijeron a Reuters en una entrevista conjunta que están presentando el Caucus bipartidista de vehículos autónomos del Congreso para ayudar a educar a los legisladores sobre la importancia de los vehículos autónomos mientras trabajan para revivir la legislación.

«Estamos trabajando arduamente para encontrar ese terreno común para obtener algo que podamos aprobar», dijo Dingell, y agregó que Estados Unidos debe actualizar los estándares de seguridad de los vehículos motorizados escritos hace décadas, asumiendo que los conductores humanos tienen el control y «no pueden darse el lujo de tener un mosaico de leyes en 50 estados».

El mes pasado, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras informó que General Motors y Ford Motor habían solicitado exenciones para desplegar hasta 2500 vehículos autónomos al año sin controles humanos como volantes y pedales de freno, el máximo permitido por la ley actual.

«Ambos venimos de estados automovilísticos», dijo Latta. «Es importante que mantengamos nuestra competitividad en Estados Unidos, que estemos usando tecnología estadounidense, que no provenga de China… Tiene que hacerse aquí en Estados Unidos», añadió.

Asimismo, Latta reconoció que la legislación sobre automóviles autónomos podría no aprobarse hasta el próximo Congreso de dos años que se inaugurará en 2023. «Es importante que involucremos a miembros de todo el país», dijo el republicano. «Esto es algo que va a afectar a todos».

Los legisladores de EE.UU. han estado divididos durante años sobre cómo modificar las regulaciones para abarcar los automóviles autónomos, incluido el alcance de las protecciones legales y del consumidor.

En 2017, la Cámara de Representantes aprobó una legislación para acelerar la adopción de vehículos autónomos y prohibir que los estados establezcan estándares de rendimiento, pero el proyecto de ley nunca fue aprobado por el Senado estadounidense.

Los legisladores señalaron que las muertes por accidentes de tráfico en EE.UU. aumentaron un 10,5 % en 2021 a 42.915, marcando el número más alto de muertes en las carreteras estadounidenses en un solo año desde 2005 y dijeron que los vehículos autónomos tienen el potencial de salvar miles de vidas y reducir la congestión.

Los senadores Gary Peters y John Thune también han estado trabajando en la legislación sobre vehículos autónomos. Previamente, propusieron otorgar a la NHTSA el poder de eximir inicialmente a 15.000 vehículos autónomos por fabricante de los estándares federales de seguridad de vehículos motorizados actuales, una cifra que aumentaría a 80.000 dentro de tres años.

Fuente: Reuters