Las tensiones entre el Gobierno de Estados Unidos y las principales empresas tecnológicas aumentan cada día. Luego de la ola de acusaciones por parte del presidente Donald Trump en contra de las compañías del sector, dependencias gubernamentales de manera independiente también realizan diversas gestiones para supervisar el comportamiento corporativo en la red.

Este miércoles en turno le tocó a la Fiscalía General de Estados Unidos a través de su máximo jerarca, Jeff Sessions, quien anunció que se reunirá con fiscales estatales del país a final de este mes para analizar si las compañías tecnológicas pueden estar “ahogando intencionalmente el libre intercambio de ideas”.

El anuncio del Departamento de Justicia estadounidense en un comunicado, se produce una semana después de que la Casa Blanca dijera que explorará la regulación de Google.

Precisamente este miércoles, el papel de las redes sociales también estuvo en la palestra pública, después de que altos ejecutivos de Facebook y Twitter testificaran ante un comité del Senado sobre los esfuerzos de las compañías para detener la ola de desinformación en las plataformas en el el marco de las investigaciones por la injerencia extranjera en los comicios electorales.

“Hemos escuchado de cerca la audiencia en el Comité de Inteligencia sobre Operaciones de Influencia Extranjera en el Uso de Plataformas de Redes Sociales”, indicó el portavoz en un breve comunicado.

“El fiscal general ha convocado una reunión con varios procuradores generales del estado este mes para analizar la creciente preocupación de que estas compañías puedan estar perjudicando la competencia y ahogando intencionalmente el libre intercambio de ideas en sus plataformas”, agregó.

La directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, aseguró ante el Senado que el gigante tecnológico está “en guerra” contra las cuentas falsas, mientras que el director general de Twitter, Jack Dorsey, aseguró que su compañía identifica unos 10 millones de ellas a la semana.

En su primera aparición ante el Congreso, Sandberg confesó que la respuesta de Facebook a la campaña de desinformación rusa, confirmada por los servicios de inteligencia nacionales, fue demasiado lenta.

“Fuimos demasiado lentos para detectar esto y demasiado lentos para actuar”, dijo el Sandberg en su declaración de apertura.

“Eso es culpa nuestra. Esta interferencia fue completamente inaceptable, violó los valores de nuestra empresa y del país que amamos”, reiteró.

Sin embargo, estos esfuerzos para bloquear cuentas falsas fueron considerados por el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como “algo muy serio”, porque a su juicio, los gigantes tecnológicos están tratando de silenciar a los conservadores.

En este sentido, Trump advirtió hace una semana a Google, Twitter y Facebook que “tengan cuidado” porque se están “aprovechando de mucha gente”.

“Creo que Google se está aprovechando de mucha gente. Creo que es algo muy serio, algo muy serio. Creo que lo que están haciendo Google y otros, si miras a lo que está pasando con Facebook, más les vale tener cuidado, porque no pueden hacer eso con la gente”, dijo Trump entonces.

Lea también: Ejecutivos de Facebook y Twitter testificaron en el Congreso por presunta injerencia extranjera

“Tenemos literalmente miles y miles de quejas que nos están llegando, y no pueden hacerlo. Así que creo que Google, Twitter y Facebook realmente están adentrándose en un terreno muy peligroso y tienen que tener cuidado. No es justo para buena parte de la población”, agregó.

El mandatario recalcó que “Google y otras están suprimiendo voces de conservadores y escondiendo información y noticias positivas”, e insinuó que eso puede ser “ilegal”.