Alexander Brazhnikov Sr. fue acusado este miércoles por la Justicia de Estados Unidos de haber entregado ilegalmente componentes electrónicos al Ejército de Rusia y a agencias de inteligencia del país durante años.

El hombre de 72 años, residente en Moscú, es solicitado por las autoridades estadounidenses por cargos de conspiración para el blanqueo de dinero, de conspiración para el contrabando de bienes y de conspiración para violar una ley que regula el comercio de ese tipo de artículos.

La acusación oficial fue aprobada por un gran jurado de Newark (Nueva Jersey), de acuerdo a lo informado por la fiscalía federal.

Según EE.UU., Brazhnikov Sr. era uno de los responsables de una red que pasó de contrabando a Rusia componentes electrónicos tazados por más de 65 millones de dólares. Su hijo Alexander Brazhnikov Jr., residente en Nueva Jersey, se confesó culpable de participar en la trama y fue sentenciado en 2016 a 70 meses de cárcel.

Entre 2010 y 2014, los Brazhnikov manejaron una empresa rusa y cuatro sociedades estadounidenses para adquirir en USA grandes cantidades de componentes electrónicos y exportarlos a Rusia, señaló la acusación.

Con el fin de ocultar dichas actividades, los productos fueron enviados a direcciones ficticias en la capital de Rusia y luego se trasladaban a un almacén central, desde el que se distribuían a varias empresas.

Entre esos negocios había compañías autorizadas a proveer partes al Ministerio de Defensa, al espionaje ruso y a entidades involucradas en el diseño de cabezas nucleares y otras armas, de acuerdo a la fiscalía.

Brazhnikov, que por el momento no ha sido apresado, se enfrenta a penas máximas de 20 años de cárcel por el cargo de blanqueo de dinero, otros 20 años por el de violación de la ley comercial y cinco más por contrabando.