Esta situación de cuarentena globalizada ha trastocado nuestras vidas, sobre todo la educación de nuestros hijos. Hemos pasado forzosamente a una educación a distancia, pero sin abordar las brechas digitales o la metodología de la enseñanza. Hay iniciativas, pero es una oportunidad para revisarlo todo. ¿la vamos a desperdiciar?

Colegios y universidades buscan adaptarse; y lo que hasta hace nada era impensable, como boletas o títulos de las promociones vía correo electrónico, ahora abre una nueva brecha que sin duda, hay que aprovechar.