El editor de videojuegos Activision Blizzard Inc  aplicó una política de redes sociales que entraba en conflicto con los derechos de los trabajadores y amenazó ilegalmente al personal en la aplicación de la política, dijo el lunes una agencia del gobierno de Estados Unidos.

A menos que Activision llegue a un acuerdo, el director regional de la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) con sede en Los Ángeles emitirá una queja, dijo un portavoz de la NLRB en un comunicado.

La NLRB había estado investigando las denuncias presentadas a la agencia en septiembre pasado por el sindicato Communications Workers of America.

El lunes en Wisconsin, la NLRB contará los votos de un pequeño grupo de trabajadores de control de calidad de Activision Blizzard que buscan unirse a ese sindicato en un intento por mejorar su entorno laboral.

El sindicato se ha centrado cada vez más en los últimos años en la organización de trabajadores no sindicalizados en las industrias de tecnología y videojuegos.

El fabricante de videojuegos «Call of Duty» dijo el lunes que las acusaciones eran falsas.

«Estas acusaciones son falsas. Los empleados pueden y hablan libremente sobre estos problemas en el lugar de trabajo sin represalias, y nuestra política de redes sociales incorpora expresamente los derechos de los empleados de la NLRA», dijo un portavoz de la compañía.

«Nuestra política de redes sociales dice explícitamente que ‘no restringe que los empleados participen en la comunicación de información protegida por la ley, incluidos, por ejemplo, los derechos de los empleados en los Estados Unidos protegidos por la Ley Nacional de Relaciones Laborales'», dijo el portavoz.

En los últimos meses, los trabajadores de Activision Blizzard se han unido para tratar de influir en el futuro de la empresa, incluida la organización de una huelga y la circulación de una petición para pedir la destitución del director ejecutivo Bobby Kotick. Microsoft Corp anunció planes para adquirir Activision en enero.