Dropbox ya no pedirá a los empleados que regresen a sus oficinas y, en cambio, hará que el trabajo remoto sea la práctica estándar. La compañía extendió su política de trabajo obligatorio desde el hogar hasta junio de 2021