La ausencia del fundador de Alibaba, Jack Ma, de la vista del público en los últimos dos meses, incluida su falta en el episodio final de un programa de televisión en el que iba a aparecer como juez, ha alimentado las especulaciones en las redes sociales sobre su paradero en medio de investigaciones de parte de los reguladores chinos a su imperio empresarial en expansión