Este año 2018 ha corroborado una tendencia clara en el sector de los teléfonos inteligentes con la fabricación de aparatos cada vez con mayores dimensiones, aunque recientemente surgió una opción que rompe el molde.

Se trata del Kyocera KY-01L, que será comercializado por la operadora japonesa Docomo bajo la premisa de ser el smartphone más fino y ligero del mundo.

Algunas de sus principales características fueron difundidas este jueves, dejando ver un dispositivo de perfil modesto aunque con una practicidad importante relacionada con su tamaño, el cual será cercano al de una tarjeta de crédito.

No tiene todas las funciones que encontramos en un smartphone de alta gama, ni la capacidad de instalar aplicaciones, pero ofrece lo esencial de un móvil: llamadas, envío y recepción de mensajes de texto y navegación por Internet.

El teléfono pesa 47 gramos y sus dimensiones son de un rectángulo de 9,1 por 5,5 centímetros y 5,3 milímetros de espesor.

Dichas especificaciones son una total excepción en el mercado si se tiene en cuenta, por ejemplo, que el iPhone XS, en comparación, pesa 177 gramos.

Contrario a la tendencia marcada de los últimos meses, desde NTT Docomo buscan satisfacer otro tipo de necesidades en el consumidor tal como lo sostiene su presidente, Kazuhiro Yoshizawa, “Teniendo en cuenta que las pantallas de los teléfonos inteligentes cada vez son mayores, mucha gente está pidiendo un teléfono más fácil de llevar”.

“Muchos usuarios eligen ver vídeos y jugar con videojuegos en sus teléfonos inteligentes por lo que fabricantes crean dispositivos con las pantallas más grandes cada vez. Pero hay personas que quieren teléfonos más simples”, agregó el ejecutivo en una conferencia de prensa.

El móvil tiene una pantalla parecida a la de los lectores de libros digitales, con uso muy limitado de batería.

Con el aparato, modelo KY-01L, se podrán hacer llamadas, enviar mensajes de texto y navegar por internet, pero no se podrán instalar las aplicaciones más habituales en los teléfonos inteligentes actuales y tampoco tendrá cámara.

Tampoco tendrá conector para auriculares. Su pantalla será de 2,8 pulgadas.

Docomo, la primera operadora de telefonía móvil de Japón, pondrá a la venta el terminal a finales de noviembre, aunque no se indicó a qué precio.