Este martes se dió a conocer que Disney está cerca de perder los derechos sobre el icónico ratón de todos los tiempo Mickey Mouse, bajo regimientos de la Ley de derechos de autor en los EEUU.

De acuerdo con The Guardian, el ratón entraría en el dominio público en el año 2024, casi 95 años después de su creación, el 1 de octubre de 1928. Este es el período de tiempo establecido en el que vencen los derechos de autor sobre un cuerpo de trabajo artístico anónimo o seudoanónimo.

Aunque la leyenda establezca que Mickey Mouse fue creado por Walt Disney en 1928, y que su nombre oficial era Mortimer pero cambió a Mickey, la versión más sólida apunta al dibujante Ub Iwerks como padre de la criatura.

Iwerks lo dibujó en aquel tiempo por petición de Disney: a Walt solo habría que atribuirle la voz, la personalidad y el carácter del ratón.

Según el abogado Daniel Mayeda,director asociado de la Clinica Legal de Cine Documental de la Facultad de Derecho de UCLA, con la expiración de derechos, “puedes usar el personaje de Mickey Mouse como se creó originalmente para crear tus propias historias de Mickey Mouse o historias con este personaje”.

“Pero si lo haces de manera que la gente piense en Disney, lo cual es probable porque han estado invirtiendo en este personaje durante tanto tiempo, entonces, en teoría, Disney podría decir que violaste mi marca registrada”, destaca Mayeda.

El abogado subraya que Disney ha ampliado su término para Mickey y otros personajes, pero duda que puedan obtener extensiones adicionales y está casi seguro de que esto va a ser el final de la línea.

«Los derechos de autor tienen un límite de tiempo, las marcas registradas no. Por lo tanto, Disney podría tener una marca registrada esencialmente a perpetuidad, siempre y cuando sigan usando varias cosas tal como están registradas, ya sean palabras, frases, personajes o lo que sea”. señaló Mayeda.

La pérdida de exclusividad en los derechos de Mickey Mouse puede llevar a una situación incómoda: cualquier otro lo puede tomar y hacer una obra particular con él.

Es similar a lo ocurrido con Winnie the Pooh, otro personaje clásico de Disney. Al perderse los derechos exclusivos, cualquiera puede tomar al amable oso y convertirlo en lo que quiera… como en un protagonista de una película de terror.

Winnie the Pooh: Blood and Honey, se estrenará próximamente, escrita y dirigida por Rhys Waterfield. Aquí, el oso y su amigo Piglet, tras ser abandonados por Christopher Robin, se unen a una orgía de sangre y muerte.

Y todo, aprovechando la expiración de los derechos exclusivos de Winnie.

Con Fayerwayer