Disney no baja los brazos en su intento por quedarse con 20th Century Fox. La compañía de Mickey Mouse volvió a dar un paso al frente en la férrea lucha que sostiene con Comcast por quedarse con una buena parte de los activos de la referida firma, y todo apunta a que, salvo un cambio de último momento, será el ganador de la batalla.

Esta semana, Walt Disney dio un rotundo golpe a la mesa cuando en días pasados cuando  Walt Disney Co elevó su propuesta por los activos de Twenty-First Century Fox Inc a 71.300 millones de dólares, superando así los 65.000 millones de dólares ofrecidos la semana pasada por Comcast Corp. 

De acuerdo a una nota de la agencia de noticias AFP, Disney señala que las juntas directivas de ambas compañías aprobaron su nueva propuesta. En otras palabras, la compañía tiene el visto bueno de Rupert Murdoch y de sus dos hijos, Lachlan y James, que son los principales accionistas y directivos de 21st Century Fox.

Para convencer a los demás accionistas, Disney indica que la operación estará estructurada para que no tengan que pagar impuestos sobre la parte en títulos que ellos recibirán.

Los activos codiciados por Disney y Comcast son el estudio de cine 21st Century Fox, el canal de televisión National Geographic y sus variaciones, Star India, la participación de Fox en el servicio de streaming Hulu, Sky plc y Tata Sky, entre otros.

El canal estadounidense de televisión por cable Fox News, el Wall Street Journal y la agencia de noticias DowJones, otras propiedades de la familia Murdoch, no forman parte de los activos en venta.

“Creemos que tenemos una oportunidad mejor (que Comcast)”, afirmó el máximo directivo del grupo Walt Disney, Bob Iger, en una conferencia telefónica con analistas para explicar los términos del acuerdo alcanzado.

Camino despejado

Si bien la millonaria operación aún tiene detalles por definir, el camino parece bien despejado para que la misma termine de concretarse. La aprobación de los organismos gubernamentales, quizás el principal obstáculo que se presentaba hasta el momento, al parecer habría sido sorteado tras la decisión judicial sobre la fusión de AT&T con Time Warner.

Por si fuera poco, de manera extraoficial trascendió que en el seno de los entes reguladores la tendencia es a darle aprobación al movimiento. Según detalla el sitio Bloomberg, una fuente al interior del Departamento de Justicia estadounidense, encargada de supervisar el acuerdo, reveló que el Departamento está listo para aprobar el acuerdo en un plazo de dos semanas.

La fuente citada por Bloomberg además detalló que la división antimonopolio del Departamento de Justicia ha estado revisando el acuerdo de Fox-Disney durante meses, desde el primer acuerdo aceptado por el estudio. Mientras que la investigación por la oferta de su rival aún no habría comenzado.

La operación todavía está a la espera de la luz verde de los accionistas de Disney y de la Fox. En el caso de la compañía vendedora, en principio iba a tener su junta de accionistas el 10 de julio, pero a raíz del nuevo acuerdo ha decidido postergarla para una fecha todavía no definida a fin de poder evaluar con mayor detenimiento la oferta.

Mediante este pacto, Disney valora cada título de la Fox en 38 dólares, por encima de los 35 de la oferta de Comcast, que serán abonados la mitad en acciones de Disney y el resto en efectivo, con una operación valorada en 71.300 millones de dólares.

Sin embargo, si se considera la deuda de la Fox que asumirá Disney, el total alcanza los 85.100 millones de dólares, la suma mayor para una fusión en el sector de medios de comunicación y entreteniendo que se registra en Estados Unidos.

Si se completa la operación, los antiguos accionistas de la Fox llegarán a controlar el 19 % de los títulos de Disney