El Tribunal Supremo de Dinamarca ratificó el jueves sanciones a cuatro conductores de Uber por operar de manera ilegal, lo que allana el camino para que se impongan otras multas similares a otros mil 500 conductores.

Los cuatro conductores, de los cuales uno fue sancionado con el pago de una multa de 486 mil 500 coronas danesas(unos 65 mil 200 euros), fueron acusados de carecer de permisos y de violar una ley aprobada para combatir a Uber, con la que se impusieron normas adicionales a los taxis que operan en ese país.

Después de lanzar su servicio en Dinamarca en 2014, Uber Technologies Inc fue criticada por los sindicatos de conductores de taxi, empresas y políticos que decían que la firma estadounidense suponía competencia desleal al no cumplir con el reglamento legal requerido a las compañías de taxis.

“Nuestra mayor prioridad es apoyar a los conductores en estos momentos difíciles”, dijo una portavoz de la aplicación de transporte.

“Estamos cambiando la forma en la que desarrollamos nuestros negocios, operando en consonancia con las leyes locales de toda Europa y conectando con conductores que cuentan con licencias profesionales”, agregó.

Este caso se traduce en que la policía puede multar a más de mil 500 conductores de Uber por cada trayecto individual realizado en el país entre 2014 y 2017.

Un portavoz de la policía de Copenhague señaló que evaluaría el veredicto y decidiría la semana que viene sobre cómo proceder.