La agencia de noticias AFP reportó que robots del grosor de una cabello e invisibles al ojo humano fueron desarrollados por investigadores de de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos

 

Los investigadores produjeron más de un millón de estos robots, que podrían inyectarse mediante agujas hipodérmicas, ofreciendo la posibilidad de explorar entornos biológicos