Un grupo de defensa de la libertad de prensa denunció penalmente a Facebook en Francia por permitir ilegalmente la difusión de desinformación y discursos de odio en su red social.

Reporteros sin Fronteras, conocida como RSF, presentó este lunes la acusación ante la fiscalía de París, señalando que el gigante tecnológico permite “la proliferación a gran escala de discursos de odio e información falsa en sus redes”, pese a prometer un entorno en línea “seguro” y “sin errores”.

En caso de abrirse una averiguación Facebook podría ser sancionado hasta el 10% de sus ingresos en Europa, indicó este martes a Bloomberg, Antoine Bernard, asesor de RSF para litigios internacionales.

En diciembre, la Comisión Europea planteó nuevas normas que podrían castigar a las compañías con multas de hasta el 6% de las ganancias mundiales si no cumplen con las órdenes de retirar contenidos ilegales, entre ellos la incitación al odio.