Uno de los principales grupos que representan a los musulmanes en Francia manifestó el lunes que estaba demandando a Facebook y YouTube, por incitar a la violencia al permitir la transmisión de imágenes de la masacre de Christchurch (Nueva Zelanda) en sus plataformas.

El Consejo Francés de la Fe Musulmana (CFCM, por sus siglas en inglés) dijo que los gigantes tecnológicos habían difundido material que fomentaba el terrorismo y dañaba la dignidad de los seres humanos, reseñó Reuters.

El tiroteo en las dos mezquitas ocurrió en Nueva Zelanda el 15 de marzo en el que murieron 50 personas y fue transmitido en vivo a través de Facebook por un lapso de 17 minutos y luego se copió y se compartió en sitios de redes sociales en Internet.

Vista exterior de este lunes de la mezquita de Al Noor en Deans Rd, Christchurch (Nueva Zelanda). El gobierno de Nueva Zelanda anunció cambios en la ley de armas a raíz del atentado de Christchurch que causó 50 muertos y 50 heridos, y que según la Policía fue cometido por un único asaltante, el australiano Brenton Tarrant. Tres días después del atentado, 33 personas siguen ingresadas en el hospital, diez de ellas en estado crítico, casi todas ellas en el hospital de Christchurch, excepto una niña de 4 años y su padre que fueron evacuados a un centro de Auckland. Tarrant, que permanecerá en prisión provisional hasta que comparezca ante el Tribunal Superior el 5 de abril, renunció a su abogado de oficio tras ser imputado el sábado con un cargo de asesinato, según indicó el letrado, Richard Peters, al diario New Zealand Herald. EFE/Mick Tsikas
Facebook aseguró haber eliminado 1,5 millones de videos.

Pero unas horas después del suceso, aún se pueden encontrar imágenes en Facebook, Twitter, Google, YouTube, Instagram y Whatsapp.

Abdallah Zekri, presidente de la unidad de monitoreo de islamofobia de CFCM, señaló que la organización había lanzado una queja legal formal contra Facebook y YouTube en Francia.

El presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos escribió una carta la semana pasada a los principales ejecutivos de las cuatro principales empresas de tecnología instándoles a hacer un mejor trabajo para eliminar el contenido político violento.